domingo, 17 de junio de 2018

Cervezas ferroviarias en Canadá



Canadá está viviendo una época dorada en diversidad y calidad de esta bebida ambarina. Al lado de las gigantes como Labatt o las ahora fusionadas Molton y Coors, han aparecido una gran cantidad de productores locales que compiten en calidad, proximidad al consumidor e imagen. Pale ale, lager, IPA, stout, blanche, ambrée... los distintos tipos buscan su público y, para singularizarse aún más, cuidan mucho la imagen de sus etiquetas. Visitar una tienda de cervezas en Montreal, en Toronto o en Vancuber significa enfrentarse a centenares de botellas y latas, cada una de ellas con un diseño meditado y distintivo. Si una fábrica de cerveza está ubicada, por ejemplo, en un edificio de una antigua mina, los nombres y las imágenes de sus productos probablemente tendrán temas mineros como vagonetas, picadores o torres de extracción. La náutica, los oficios y la naturaleza son también habituales. Ante tal diversidad de motivos, el aficionado ferroviario busca las de su tema favorito y, como no podría ser de otra manera en un país tan ferroviario como éste, las encuentra en abundancia. La cerveza que abre esta entrada ha sido fabricada y embotellada en una pequeña productora de Grabby en el estado de Quebec. Se trata de una edición limitada de rauchbier, una cerveza ahumada inspirada en las producidas en Bamberg, Alemania. Una locomotora de vapor era la imagen inevitable.


Esta Express Indian Sesión Lager, está fabricada por la Railway City Brewing Company de la población de Saint Thomas, en el estado de Ontario. Esta productora da a sus cervezas nombres tales como Pullman Porter, Roundhaus Pilsner, Platform XIV, Black Coal que hablan claramente de su asociación con el ferrocarril como imagen de marca.


Steam Whistle tiene una de sus unidades de producción en un lugar privilegiado: en la antigua rotonda de locomotoras de vapor de la estación de Toronto, al pie de la famosa torre construida por Canadian Nacional en 1976. Ahora el lugar se dedica a la gastronomía y al ocio nocturno. El edificio de las locomotoras se ha conservado y en las vías exteriores se exponen locomotoras, coches y vagones.


Completa esta pequeña muestra la cerveza Conductor’s de la Junction Craft Brewing; en este caso se trata de una craft ale. En el catálogo de la cervecera encontramos otros productos como una IPA llamada Engineer’s, una tipo Kolsch bautizada como Tracklayer, una ale denominada Tracklayer’s o un homenaje a los aficionados: una lager llamada Trainspotter.

No podía ser de otra manera en un país que se ha construido y vertebrado con el ferrocarril. Un corredor une las principales ciudades de costa a costa, sus museos ferroviarios son espléndidos, los municipios conservan viejas locomotoras en parques y plazas y, lo que es más importante, mantiene una red que es el principal medio de transporte de mercancías.


viernes, 25 de mayo de 2018

Los paisajes del tren de Fernando de Marta


Hasta el día 16 de septiembre puede verse en la sala de exposiciones (coche 3000) del Museo de Ferrocarril de Delicias una muestra de la obra de tema ferroviario del pintor Fernando de Marta (Zaragoza, 1945). Se trata de una colección de veinticinco óleos que el artista ha donado al museo.

En el catálogo de la exposición, Raquel Letón, la conservadora jefe del museo, destaca que en su obra las vías del tren se presentan como parte del paisaje. En efecto, el campo visual de sus estaciones y de sus circulaciones de trenes se ve siempre determinado por las vías de tren. Uno acaba deduciendo que es su formación como ingeniero lo que le lleva a plantear sus composiciones con unas perspectivas cónicas y axonométricas rigurosas. 


A la vista de los cuadros, uno recuerda la definición del ferrocarril como una máquina extendida sobre el territorio, y parece que de Marta coincide con esta visión porque las estaciones, los raíles, los aparatos de vía y las señales no son presentados como un conjunto. 


A diferencia de otros artistas, que presentan un ferrocarril en interacción con los ferroviarios y los pasajeros, él presenta a las locomotoras como un animal solitario y las estaciones como espacios desérticos. Si bien algunas telas transmiten un cierto sentimiento de desolación, como si se tratara de un lamento por la desaparición de determinadas líneas, en otros casos el efecto que producen es el de resaltar el valor plástico y dramático el paisaje ferroviario tiene por sí mismo, no es en balde que la muestra se titula Paisajes del tren


Fernando de Marta es un pintor que tiene una importante cantidad de premios y obras multitud de obras en museos y colecciones, su currículo puede consultarse en la web de la exposición. En algunas de sus obras pueden reconocerse homenajes a pintores que también han atendido el tema ferroviario, como, Darío de Regoyos o Ricardo Sánchez.


Finalmente, algunas de las imágenes conectan directamente con las esencias de la afición ferroviaria, son las que transmiten claramente que en el momento de abordarlas había el impulso de mostrar la fascinación por una determinada locomotora, casi siempre de vapor, o un determinado edificio. 


La ingeniería ferroviaria hecha arte y pasión.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Vida y amor en el metro de Nueva York


En 1946 un Stanley Kubrick de 17 años, que empezaba a trabajar en la revista Look como fotógrafo, recibió el encargo de hacer un reportaje sobre los viajeros del metro de Nuevo York. Lo tituló Life and Love on the New York City Subway (Vida y amor en el metro de Nueva York)

La serie de fotografías puede verse a pleno tamaño en el Museum of the City of New York.  En sus publicaciones se relata que Kubrick estuvo dos semanas deambulando por la red del metro, la mitad del tiempo entre medianoche y las seis de la mañana. En estas horas nocturnas los viajeros se mostraban más laxos, tanto a la hora de quedarse dormidos por el cansancio o el alcohol, como para permitirse muestras de cariño. En palabras del fotógrafo: "Quería captar el estado de ánimo del metro, así que usé luz natural", Con luz natural y disparando a 1/8, se veía obligado a esperar a que el convoy se detuviera para poder hacer las fotografías, con lo que algunas escenas que le habían interesado ya habían desaparecido cuando podía disparar.

Al observar las fotografías una piensa que la cara, la pose y las actividades en el metro no han cambiado en sesenta años, sólo habría que poner unos móviles o unas tabletas en las manos de los viajeros. Las instantáneas muestran a gente durmiendo, leyendo el periódico, haciendo labores, contemplando las musarañas, hablando con compañeros de viaje o flirteando. Kubrick se recreó en las parejas que comparten sueño y cansancio, que hablan con cariño o, como la que abre esta entrada, para ser discretos, se comunican con unos toques entre sus piernas .








martes, 1 de mayo de 2018

Un fotógrafo original en el metro de París


Janol Apin es un fotógrafo francés que en 2005 publicó una obra singular titulada Metropolisson. Consistía en 110 fotografías de estaciones del metro de París, en cada una de las cuales había dispuesto sobre el andén un o una modelo disfrazados o acompañados de objetos alusivos al nombre la estación. En algunos casos la referencia era directa, como la que abre esta entrada. O ésta:


En otras se recurría el humor: 


O al humor negro:


A dobles sentidos: 


A los juegos de palabras: 


A sus usos modernos;


Se trata de una propuesta sin demasiadas complicacions, fàcil, a veces demasiado, pero no podían faltar en esta selección las estaciones de metro correspondientes a estaciones de ferrocarril:





La web del autor puede visitarse aquí.

Janol Apin

lunes, 16 de abril de 2018

Elogio de los fotógrafos ferroviarios aficionados


Las redes están llenas de fotógrafos de trenes, tanto las redes ferroviarias como las redes sociales. Coger una cámara y plantarse en un andén o en una atalaya natural privilegiada para “cazar” el paso de un convoy es una afición tan antigua como la tecnología fotográfica que lo permite.

El término de origen británico spotter o trainspotter designa al aficionado que, equipado con un cuaderno en el que tiene una tabla con los números de serie de las locomotoras o multiunidades que son de su interés, viaja por el territorio hasta llegar a verlas todas. Cada ven que consigue cruzarse con una, la marca en su cuaderno y, desde que la fotografia es asequible, la fotografía.

Ivan Guillén Cabrera es uno de tantos aficionados a los trenes que cultiva su afición cámara en ristre y lo hace de tal manera que podemos tomarlo como ejemplo. Lo que publica transmite entusiasmo, identifica el material y, cuando la autoría de la fotografía es compartida, así lo indica. También como muchos, ha creado un grupo de Facebook (Trains Spotters España) para que él y sus colegas puedan intercambiar sus logros, tanto fotográficos como en video.

Las fotos de la entrada de hoy son una selección que este bloguero ha realizado entre las muchas que ha colgado Ivan Guillén. Algunas tienen un interés artístico evidente, otras son valiosas por el momento o por el entorno o por el fondo, algunas son testimonios de una caza casa imposible cuando en una instantanea aparecen dos composiciones difíciles de ver juntas. Las instantaneas que abren y cierran esta entrada muestran cómo se organiza y actua un grupo de spotters.











lunes, 2 de abril de 2018

Trenes en el puerto


Este óleo hiperrealista firmado en 2011 por Josep Segú muestra la estación de mercancias del puerto de Barcelona, en primer término vemos las vías de clasificación de los contenedores dispuestos sobre los vagones y, más al fondo, los barcos que los cargan y descargan. El primer ferrocarril del Japón se inauguró en 1874 entre el barrio toquiota de Shimbashi y el puerto de Yokohama; Hiroshigue III representó el momento en un ukiyo-e.


Estas dos obras muestran que la importancia estratégica de disponer de buenas conexiones ferroviarias en los puertos no ha disminuido con el paso de los años. Los más de 130 años que las separan están llenos de las de otros artistas a los que les ha fascinado la imagen de las locomotoras y los vagones de mercancias en los muelles junto a los barcos cargueros. Veamos unos cuanto por orden cronológico.

1894) Walden. Lionel - Cardiff Docks

1909) de Regoyos Valdés, Dario - La Ría de Bilbao.

1918) Torres García, Joaquín - Barcos descargando en el puerto

1933) Farré, Miquel - Transports

1945) Mompou, Josep - Barcelona, Junta de obras del puerto 

1945 circa) de Liotti, Walter - Puerto de Asunción

1954) Rogent, Ramon - Vista de Barcelona (detalle)

1977) Olivé, Ceferino - Docks London