lunes, 24 de noviembre de 2014

Fotografía ferroviaria con contexto

Juanan Vázquez es un fotógrafo alicantino entusiasta del ferrocarril. De la conjunción de sus dos campos de afición nacen unas imágenes lúcidas, atrayentes y que proporcionan a cada convoy o instalación el ambiente adecuado. En la que abre esta entrada, la luz del cielo nos remite al estado de intemporalidad en el que a menudo nos sume el viaje de larga distancia.
En la fotografía de una vieja y abandonada rotonda de locomotoras, el recurso al blanco y negro en la obra civil y al sepia en el cielo nos retrotrae a los tiempos de su construcción,
Una instantánea aparentemente trivial, como la del reencuentro en el andén de una estación, es capaz de remitirnos a la rotura de la rutina, a la excepcionalidad de una visita.
El juego geométrico de este encuadre, que busca el paralelismo de vías, vagón y marquesina, nos habla del paso del tiempo, del abandono del material remolcado que va quedando obsoleto. Éste es también el tema de la última fotografía de esta breve antología, la que nos presenta el contraste entre la nueva y eficiente locomotora y el edificio de la estación, que de tan sencillo y viejo, resulta entrañable.
Habrá que seguir con interés los futuros trabajos de Juanan Vázquez en su blog juananvaztrenes.worpress.com.
Juanan Vázquez

lunes, 3 de noviembre de 2014

50 años de thrillers a alta velocidad


El último número de Vía Libre (octubre 21014) está dedicado al 50 aniversario de la alta velocidad y era obligado que mi artículo en él celebre esta efemérides. Bajo el título 50 años de thrillers a alta velocidad, realiza un rápido recorrido por películas y series televisivas de acción que tienen estos trenes como protagonistas o como escenarios.

Las obras referenciadas son la película japonesa 新 幹 線 大 爆 破 (1975, Pánico en el Tokio Express - Shinkansen Daibakuha), la serie de la NBC de 1979 Supertrain, la película Mission: Impossible (1996, Misión imposible I) y el episodio piloto de la serie norteamericana Human Target (2010, Escudo humano).

Esta pequeña antología da pie a hablar de la verosimilitud de las escenas de acción en trenes de alta velocidad. Parece que la gráfica es claramente descendente si comparamos el esfuerzo de rigor de Pánico en el Tokio Express con el reactor nuclear del Supertrain y, no digamos, con el supuesto Eurostar de Misión imposible y el tren de Escudo humano, ambos sin catenaria ni tercer rail, entre otras incongruencias.

Es evidente que el espectador medio de los thrillers busca que le sorprendan con la acción y no se dedica, como los aficionados a los trenes, a buscar fallos y inverisimilitudes. Parece que a los hooligans ferroviarios nos encanta poner el dedo en la llaga y no hay película con trenes de la que alguien no haya hecho una lista de fallos o imprecisiones.

Hace un año se estrenó The Wolverine (Lobezno Inmortal), perteneciente a la saga X-men, en la que, en términos de Filmaffinity “Un Logan amnésico investiga su pasado en el mundo del crimen organizado japonés. Vulnerable por primera vez y desafiando sus límites físicos y emocionales, no sólo se enfrentará al letal acero samurái, sino que además mantendrá una lucha interna contra su inmortalidad, que lo hará más fuerte”.

Os invito a ver el trailer y a descubrir las inverosimilitudes, tanto las ferroviarias como las que contradicen las leyes de la física.